Secuelas del abuso sexual en la infancia a corto y largo plazo



SECUELAS DEL ABUSO SEXUAL EN LA INFANCIA

Las personas que han sufrido abusos sexuales en la infancia, suelen presentar una serie de secuelas que se manifiestan tanto a corto como a largo plazo.  Las secuelas a corto plazo suelen ser más llamativas y fácilmente relacionables con el abuso, ya que su sintomatología es más evidente, como en el caso del estrés postraumático, que se caracteriza por revivir el suceso traumático frecuente, pesadillas, un alto nivel de ansiedad, evitación de las personas o lugares relacionados con el suceso…etc.
En cuanto a los daños a largo plazo, son mucho menos evidentes a veces, pero pueden marcar definitivamente la vida de una persona. Su intensidad y grado de desajuste que provocan en la víctima, dependen de varios factores, como la duración en el tiempo del abuso, la cercanía del ofensor respecto a la víctima (si era conocido o no), el apoyo familiar y social, si ha recibido terapia psicológica o no….etc.
Úrsula Perona. Psicóloga del Centro Psicomar

Valoración de los daños psíquicos:

Hay que distinguir entre dos tipo de daños, las Lesiones psíquicas agudas, las cuales pueden remitir con el paso del tiempo, apoyo social y el adecuado tratamiento psicológico, y las Secuelas emocionales, que son aquellas que persisten de forma crónica e interfieren significativamente en la vida cotidiana del paciente, ya que suponen que el daño ha causado una modificación permanente de la personalidad.

 Las Lesiones Psíquicas Agudas harían referencia a los trastornos del estado de ánimo (distimia y depresión mayor), la vulnerabilidad a la ansiedad, el consumo de sustancias, las dificultades para las relaciones sociales, la disfunción sexual, el locus de control externo (la percepción de que no tiene control sobre su vida y futuro) y el déficit de estrategias de afrontamiento, entre otras.

En cuanto a las Secuelas Emocionales, estaríamos hablando aquí de rasgos de personalidad negativista-desafiantes, suspicacia, cierta hostilidad, rasgos de personalidad dependiente y evitativa, déficit de autoestima…etc

Todos estos daños psíquicos provocan un malestar grave en el paciente e interfieren significativamente en las áreas familiar, social y sexual.

Por ello, la víctima de un abuso sexual, muy probablemente necesitará intervención psicológica a largo plazo, para trabajar todos los desajustes cognitivos y emocionales que actualmente presenta y que le impiden desarrollarse con plenitud.

Comentarios

Entradas populares