Trabajando las emociones



Conocer nuestro propio repertorio emocional y el del otro no es tarea fácil. No hablemos ya de regular esas emociones para que no nos perjudiquen, a nosotros o a nuestras relaciones con los demás. A veces la manera en que canalizamos y expresamos las emociones no es la más adaptativa y nos produce malestar y problemas de relación con el otro.

Si eso nos sucede a los adultos, imaginemos a los niños. A menudo los niños presentan déficits en habilidades sociales secundarios a otras problemáticas como trastorno por déficit de atención e hiperactividad, trastornos generalizados del desarrollo, trastornos de conducta.... En otros casos simplemente es un problema madurativo, o de aprendizaje.

Por eso en ocasiones los padres necesitamos enseñar más explicitamente habilidades sociales, y el primer paso es reconocer e identificar las emociones, tanto en uno mismo como en el otro.

Para ello os dejamos estos recursos que podéis utilizar en casa para enseñar a los peques qué emoción está sintiendo en un momento determinado, o cuál cree que estáis sintiendo vosotros como consecuencia de sus actos, por ejemplo.

Otra idea es buscar en la prensa fotos de personas sonriendo, llorando, enfadados....y que el niño identifique qué emoción corresponde a cada expresión facial. Otra sugerencia es jugar al role playing: crear pequeñas situaciones sociales en las que el niño tenga que ponerse en el lugar del otro e identificar qué está sintiendo.





Comentarios

Entradas populares