Blue Monday: ¿por qué hoy es el día más triste del año?



Cliff Arnall hace una década definió una fórmula matemática que convertía, a partir de conjugar una serie de factores como el clima, la resaca navideña y los propósitos frustrados de año nuevo, cuál era el día más triste del año. Según su estudio, dicho día era hoy, el tercer lunes de enero.

Sin embargo, no necesitamos complejos algoritmos para algo que intuitivamente todos sabemos: que enero no es precisamente el mes más alegre del año. Hace frío, está nublado y puede que llueva o nieve. Además acabamos de dejar atrás las navidades, época durante la cual se hace más patente todo lo que no tenemos, sobre todo los seres queridos que nos han dejado. La ausencia de la familia o amigos. Las dificultades económicas, y otros muchos problemas. Éstos están ahí el resto del tiempo también, no solo en Navidad, pero se hacen más patentes en una época en la que lo socialmente bien visto es que seamos felices y disfrutemos de jocosas reuniones familiares, tengamos montones de regalos y luzcamos jóvenes, delgados y estupendos. Quizá demasiada presión. Demasiados estereotipos. Y con este panorama a nuestras espaldas, añadido a los famosos y pérfidos propósitos de año nuevo, y la cuesta de enero….  ¿Quién no va a estar triste?

Pero no pasa nada. Estar triste a veces es bueno. Es saludable y hasta hermoso. Tener un día gris y aceptarlo es bueno. La lástima es que venga provocado por innumerables presiones sociales que nos hacen infelices, que son poco realistas y nada tienen que ver con nuestro bienestar sino con la necesidad de convertirnos en fervientes consumidores. Consumidores de felicidad.

[Fotofrafía: Andi Jetaime]

Comentarios

Entradas populares