Videoblog: Cómo hacer que el niño coma de todo


La alimentación de nuestros hijos es un tema recurrente en las consultas de padres a pediatras y psicólogos. Los niños pasan muchas etapas hasta lograr una alimentación como la del adulto, lo cual suele suceder alrededor de los dos años. Los principales retos están relacionados con dos aspectos diferenciados: por una lado la introducción de sólidos, texturas, trocitos...etc. y por otro la introducción de nuevos alimentos.

Este proceso es lento y gradual, y a menudo salpicado de dificultades. Si queremos seguir un "calendario" para la introducción de alimentos y texturas de manera rígida, nos encontraremos con más problemas. De manera natural alrededor de los seis meses los niños demandan otros alimentos además de la leche, y si somos pacientes y usamos el sentido común, alrededor de los dos años nuestro hijo comerá de forma suficientemente variada y sana. Si por el contrario nos obsesionamos con que los ritmos del niño se adecuen a lo que nosotros esperamos, podemos dificultar el proceso generando momentos realmente tensos a la hora de la comida, con lo cual el niño asociará la comida a emociones desagradables. Es importante ser paciente, por ejemplo si le doy a probar una nueva verdura y la rechaza, no insistiré. Se la seguiré ofreciendo durante unos días sin forzarle a comerla. Si la negativa a comerla continúa, "descansaré" durante un par de semanas y posteriormente lo intentaré de nuevo. Si no termina toda la ración, sopesaré si ha comido o picoteado entre horas.

Muy frecuentemente encuentro padres que una hora antes de comer le han dado al niño galletas, o un zumo, o unos gusanitos. El niño no llega a la siguiente comida con suficiente hambre. Es muy importante respetar las horas entre comidas, para que haga bien la digestión y llegue con hambre a la siguiente toma. Os dejo otras sugerencias en el vídeo.





[Foto: US]

Comentarios

Entradas populares