Comprendiendo a los adolescentes



Criar y educar a un adolescente puede ser un reto difícil de afrontar. A menudo los padres se sienten desbordados, desconcertados y sorprendidos ante el adolescente arisco y rebelde en el que se ha convertido su hijo. 

La convivencia a menudo se vuelve insoportable tanto para los padres como los hijos. 
¿Por qué? 

Los padres se encuentran frente a un desconocido. El niño del que han disfrutado durante unos once o doce años, de repente se ha convertido en una personita con una fuerte personalidad, que se rebela contra casi todo lo establecido, y rechaza y desafía a sus amorosos padres. Éstos se encuentran desconcertados. 

La adolescencia es un período vertiginoso, en el que los cambios se suceden rápido. Es una etapa crucial en el desarrollo, puesto que durante ella se define la identidad del individuo. Vamos a sentar las bases de lo que vamos a ser el resto de nuestra vida. 

Algunas de las conductas o rasgos que caracterizan la adolescencia son: 
- cambios físicos y hormonales
- cambios en la personalidad
- cambios en las relaciones con sus amigos
- se modifica la interacción con el adulto
- se conforma su autoestima y autoconcepto
- se define su identidad
- aparece el pensamiento formal
- surge el idealismo
- búsqueda de independencia
- despertar de la sexualidad 

Así que el salto evolutivo es inmenso. Para gestionar y adaptarse a todos estos cambios, el adolescente presenta conductas que a menudo nos resultan complicadas de entender, como son: rechazar todas las normas establecidas, rebelarse contra el sistema , rechazar o avergonzarse de los padres, búsqueda de soledad, oposicionismo y desafío....etc. 

Los niños no nacen con un manual de instrucciones bajo el brazo. Así que es recomendable que, al igual que aprendemos miles de cosas en nuestra vida, y damos por hecho que necesitamos formarnos e informarnos, para ser padres sucede lo mismo. 

Es muy recomendable leer sobre el desarrollo del niño y del adolescente, ya que una mejor comprensión de las características del proceso vital que están atravesando, nos ayudarán a entender el por qué de sus conductas y a ayudarle a recorrer ese camino. Nos tranquilizará saber que esto o aquello es normal, común a muchos otros chicos, y que forma parte de la adolescencia. 

Somos muy importantes en ese momento de la vida de nuestros hijos, y de nosotros depende cómo la afrontemos, si con una actitud positiva y con ganas de acompañar a nuestro hijo en ese viaje ( aunque a veces eso suponga alejarnos y dejarle espacio, o tolerar lo intolerable) o pelearnos con él continuamente y alejarnos afectivamente, dejándole en este caso, realmente solo. 

Os dejo algunas sugerencias de buenos libros para empezar

- GILLIERON, C. (1980): «El pensamiento del adolescente»
- KAPLAN, L.J. (1986). Adolescencia. El adiós a la infancia.
- ERIKSON, E.H. (1970). Identidad, juventud y crisis

[Foto: Tippi]

Comentarios

Entradas populares