La importancia de las técnicas de estudio



¿Por qué son tan importantes las técnicas de estudio? 

Pasamos una media de veinte años estudiando: 3 años de educación infantil, 6 años de educación primaria, 4 de educación secundaria, dos de bachiller y otros cuatro si estudiamos un grado. Aparte másteres y posgrados... 

Y de ese montón de años, cada día dedicaremos unas siete u ocho horas al estudio (entre clases y deberes). Así que es una considerable cantidad de tiempo. Si se adquieren los hábitos y técnicas de estudio adecuados, ese largo camino puede ser menos duro y farragoso tanto para los niños como para los padres. 

Cuando el niño aprende a organizar su tiempo, a planificar el estudio, a tener un método que le permita comprender y aprender de forma eficaz, el aprendizaje se vuelve más sencillo, y los resultados académicos mejoran. Y cuando los resultados mejoran el niño se motiva, porque ve su esfuerzo recompensado y porque sus padres y maestros están orgullosos. 

Sin embargo, en pocos colegios tienen una asignatura de técnicas de estudio, o talleres o tutorías dedicadas a esta materia. Como mucho y en cursos ya avanzados se dedican algunos esfuerzos ( pocos) a tratar de enseñar algo para lo que hace falta bastante más que un par de horas. 

Cuando un niño a los nueve o diez años, aprende las adecuadas técnicas de estudio, tendrá ya para el resto de su vida académica un método para aprender. Si no lo tiene, arrastrará ese lastre año tras año, sin saber muy bien cómo organizarse, sin conocer técnicas mnemotécnicas, sin saber hacerse esquemas o autoevaluarse, por ejemplo. 

Por lo tanto os invito como padres a proponer en los colegios o en las AMPAS que se promuevan este tipo de cursos, o de manera individual buscar centros donde se impartan de talleres de técnicas de estudio. 

Es una inversión a largo plazo de la que no os arrepentiréis.

Comentarios

Entradas populares