Cómo evitar los conflictos y las discusiones de familia durante las vacaciones de verano


La llegada de las vacaciones de verano es un momento muy esperado durante el año por toda la familia. Sin embargo, con ellas llegan también numerosos conflictos que surgen debido a la cantidad de tiempo que pasamos todos juntos en esta época. 

Siguiendo una serie de consejos que os planteamos a continuación haremos de nuestras vacaciones una experiencia más gratificante y disfrutaremos más de nuestro tiempo en familia. 

  • Planificar con antelación los planes de verano. De este modo evitaremos las disputas de última hora debido a los gustos y preferencias del momento de cada uno de los miembros de la familia. 
  • Organizar las tareas que hay que hacer y repartirlas entre todos. Es aconsejable desarrollar previamente un planning con las cosas que hay que hacer y quién debe realizarlas, de este modo evitaremos las discusiones reiteradas para que los hijos realicen sus tareas del hogar, del colegio, etc.
  • Reservar tiempo individual para emplearlo en nuestras aficiones y gustos. Es muy aconsejable tener momentos de soledad en los que desconectemos de nuestro rol de madre o padre y simplemente disfrutemos de nosotros mismos. De esta manera podremos disfrutar de nuestra familia posteriormente, sintiéndonos con más energía para ello. 
  • Evitar temas de conversación que pueden llegar a ser conflictivos (colegio, trabajo…). Tenemos que recordar que las vacaciones significan un momento de relax, por lo que es conveniente evitar aquellas cuestiones que resultan estresantes para la familia y postergar estas conversaciones para la vuelta de vacaciones. 
  • Es ocasiones, la familia absorbe todo nuestro tiempo y descuidamos el tiempo en pareja. Es importante reservar momentos de intimidad para la pareja en exclusividad. De este modo, la pareja se fortalecerá y los conflictos existentes entre ambos se atenuarán. 
  • Aprovechar el tiempo de verano para redescubrir a nuestra familia y a nosotros mismos, interesarnos por los gustos de cada hijo, sus preferencias, etc. 
  • Es aconsejable intentar ser flexible y ceder en algunos momentos. Debemos recordar que las vacaciones son un momento para disfrutar de nosotros y de nuestra familia, eso debe ser nuestro mayor objetivo.

Espero que llevando a cabo estos pequeños consejos os evitéis algún disgusto en las vacaciones. 

[Foto: bbmundo]

Comentarios

Entradas populares