Consejos para afrontar la educación de un niño con alta demanda



¿Qué es un niños con "alta demanda"?

El término "niño de alta demanda" es relativamente joven. Coloquialmente diríamos que son niños llorones, exigentes, complicados...y en términos psicológicos podríamos decir que son niños con un temperamento difícil. 

A mí personalmente el adjetivo "difícil" no es el que más me gusta, porque contiene un significado peyorativo. Y los llamados "niños de alta demanda" no son niños malos, ni difíciles. Son niños maravillosos con un temperamento que agota a cualquiera, eso si. 

No se trata de etiquetar a los niños con el fin de colgarles un San Benito. Se trata de conocer por qué mi niño se comporta como se comporta. Saber que su temperamento no es porque sea un mimado, porque yo no lo sé educar, o cualquier disparate similar. Y se trata también de aprender a educarle y cuidarle de la mejor manera para él y para nosotros. 

¿Cómo puedo saber que mi hijo es un niño de alta demanda? 

Los niños de alta demanda a menudo son niños que lloran con facilidad, con un temperamento fuerte, y desde bien pequeños son exigentes y demandantes. 

No suelen dormir del tirón y son inquietos y movidos. Las noches se caracterizan por múltiples despertares, y una pequeña siesta durante el día vuelve a darles energía para parar un tren. 

Al mismo tiempo son niños sensibles y miedosos, puede que se asusten y sobresalten con facilidad. 

Necesitan mucho cariño, mucho contacto físico. Buscan la cercanía física muy a menudo. Son demandantes y requieren la atención constante del adulto. Pueden ser obstinados y testarudos, y coger rabietas con facilidad. 

En resumen, son niños intensos, demandantes y muy despiertos. 

Otra buena manera de saber si un niño es de alta demanda es mirar a sus padres: si lucen oscuras ojeras y cara de agotamiento...

Al margen de las bromas, tener un hijo de alta demanda es un reto para los padres. Si la crianza de cualquier niño es agotadora, la de un niño con estas características mucho más. 


¿Cómo debo tratar a mi hijo de alta demanda? 

Algunos consejos que pueden seros de utilidad: 

Es importante que aprendáis a conocer a vuestro hijo y sus necesidades. Un niño de alta demanda no es un caprichoso o un mimado. Es un niño que necesita más atención y cariño. 

Dedicadle tiempo y atención. Muchas veces oigo a otros especialistas justo lo contrario: que se acostumbre a estar solo, no prestarle tanta atención, dejarle llorar en la cuna... 

Mi opinión es que si un niño pide contacto físico es porque lo necesita. Así de sencillo. 

Recordad que son muy sensibles. No hablad de ellos en su presencia, no hacerles comentarios peyorativos, no culpabilizarles de nuestro cansancio... 

No caigáis en el error de darle todo lo que pide. Como la perseverancia es una cualidad que presentan a menudo, su capacidad para insistir cuando quieren algo no tiene límite. 

Mantened la calma y mostraros firme ante rabietas, desafíos, etc. 

Aprender a respetar y aceptar cómo es nuestro hijo, y no intentar cambiarle. 

Refuérzale positivamente. Felicítale cuando hace las cosas bien. 

Buscad ayuda. Muy importante. Puesto que los niños de alta demanda pueden resultar agotadores, no temamos apoyarnos en abuelos, cuidadores etc. 


Los niños de alta demanda presentan características que pueden hacer de la crianza una experiencia agotadora. Sin embargo, estas mismas cualidades los convierten en adultos muy interesantes, ya que suelen ser apasionados, inteligentes, curiosos, perseverantes para lograr sus metas, sociables y afectuosos.

Comentarios

Entradas populares