Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Videoblog: Descubriendo las emociones en el día del libro

Imagen
Hoy 23 de abril es el día del libro, por eso no he visto mejor día para seguir con uno de mis vídeos de recomendaciones literarias.

La educación emocional forma parte de la educación integral del niño. Pero muchas veces, los papás no sabemos muy bien como "educar en emociones"con el Emocionario.

Un buen primer paso puede ser ayudando a nuestros hijos a conocer e identificar las emociones. En este vídeo os hablo de un libro, que a modo de "diccionario de emociones", hace un repaso por las principales emociones del ser humano y cómo podemos identificarlas. Es un libro que uso mucho en terapia (también con los adultos!) y en casa con mis hijos.

Me gusta especialmente su sencillez, la calidad de sus ilustraciones y la estructura, pues va enlazando unas emociones con otras de una manera muy original y práctica. Como los textos son cortitos, los pueden leer ellos mismos, y así de paso...¡practicamos la lectura!

Además tiene unas fichas de actividades descargables.

En e…

Taller: Una crianza sin agobios en la era 2.0.

Imagen
Vivimos en la una época donde todo está mediado por las nuevas tecnologías de la información, incluida la paternidad. La influencia de las redes sociales, los blogs, las webs, etc, está patente desde el mismo momento en que recibimos la noticia de que vamos a ser papás.

Buscamos información en Internet sobre cualquier cosa relacionada con la crianza, nos hacemos seguidores de unos cuantos blogs de mamás, pediatras, psicólogos….etc.

Todo ello conlleva en muchos casos un exceso de información a veces contradictoria, idealizada, donde hay muchos estereotipos y donde si no somos capaces de tomar cierta distancia y centrarnos un poco, nos puede desbordar.

En esta charla que tuve la oportunidad de dar en Ulab, abordé cómo estas características influyen en la crianza de nuestros hijos, y cómo podemos centrarnos en lo importante: ¿qué necesitan nuestros hijos realmente de nosotros? ¿cómo podemos aportárselo? ¿Es posible vivir sin angustia y sin dudas la crianza y educación de nuestros hijos?