Cómo preparar a nuestro hijo para su primer campamento



La “primera vez” de nuestros hijos es siempre algo inquietante. La primera vez que van solitos al cole, la primera vez que salen solos con sus amigos… Y también la primera vez que los enviamos a un campamento puede que nos asalten dudas, no sepamos cómo animarle o aconsejarle…

Vamos a repasar algunos de los temores más frecuentes de los niños (y de los padres) ante su primera estancia fuera de casa. 


¿A qué edad estará preparado para irse varios días? 

No hay una edad determinada que sea mejor. Depende del niño. Hay niños que con siete años se lo ven hecho, y otros que con diez siguen poniendo reparos. Nosotros conocemos a nuestro hijo mejor que nadie. Podemos hablarlo con él, preguntarle si le apetece, enseñarle fotos y vídeos de campamentos, contarle nuestra experiencia de pequeños… Y ver por donde respira. Si le vemos animado, genial. Si no, tal vez no es su momento. Hay niños con un apego muy fuerte a los padres que viven con mucha ansiedad separarse de ellos. Mi recomendación en principio, y sobretodo a edades tempranas, es no forzarles. A partir de los 10 años, si se siguen resistiendo, habría que ver qué pasa.

Tiene miedo de echarnos mucho de menos. Le da pena irse. 

Probablemente esta sea la primera vez que nuestro hijo va a experimentar la nostalgia. El echar de menos a alguien. Podemos explicarle que la nostalgia es un sentimiento normal, natural, y que sirve para recordarnos cuán importante es esa persona en nuestra vida y cuánto la queremos. Nadie añora lo que no le importa. Es un sentimiento inevitablemente unido al amor. También podemos decirle que esa será la parte “mala” o “menos agradable” del campamento, pero que habrá muchísimas cosas buenas y divertidas que compensarán eso. Todo en la vida tiene una parte buena y una mala. Pero por evitar la parte mala, que puede ser muy pequeñita, nos perderíamos la buena. A mi me gusta dibujarles el símbolo del ying-yang, que expresa algo así como que en todo lo bueno hay algo malo, y en todo lo malo, algo bueno.

Puede ayudarles saber que es normal que sientan añoranza o tristeza en algunos momentos, o incluso ganas de llorar (sobretodo si son muy peques), pero que es algo normal, que suele suceder el primer día, y que luego se pasa.

Se hace pipi en la cama y teme que los demás lo sepan. 

La enuresis nocturna es uno de los motivos por los que más frecuentemente los nenes evitan dormir fuera de casa. Y es una pena porque se pierden muchas experiencias.
En primer lugar, es importante explicarles qué es la enuresis y qué la causa. Yo en consulta les digo algo así:
“Hacerse pipí en la cama es algo muy normal. Les ocurre a muchos niños, aunque tú crees que eres el único al que le pasa, porque claro, eso nadie lo va contando por ahí. Pero te aseguro que en tu misma clase hay varios niños y niñas que se hacen pipí en la cama."

Esto sucede en niños que tienen un sueño muy muy profundo, y les cuesta despertarse para ir al baño por la noche. Con la edad tu sueño se volverá más ligero y te despertarás cuando notes que tienes ganas de orinar. No se puede saber a qué edad sucederá esto. Algunos niños dejan de hacerse pipí a los ocho años, otros a los diez… no hay forma de saberlo. No es algo malo, ni una enfermedad ni nada así. Como te decía es muy frecuente y el día menos pensado dejará de sucederte”

En cuanto a cómo manejarlo durante su campamento, yo recomiendo enseñar al niño a guardar la braguita pañal en la bolsa de aseo y ponérsela discretamente en el baño, y a retirarla igualmente en el aseo. Algunos prefieren levantarse algo más temprano que el resto para quitársela. Puede ayudarles llevar un reloj de pulsera con la alarma ya programada. También puede darles tranquilidad saber qué los monitores lo saben y que pueden acudir a ellos si lo necesitan. ( y debemos informar de ello al campamento)

¿Y si alguien les pregunta? 

Podemos aconsejarles responder con naturalidad. Que no mientan. Como ya les dijimos es algo que les pasa a muchos niños. Puede ser difícil compartirlo, pero seguro que encuentran comprensión. Y si los otros se burlan, que tengan muy claro que la crueldad está mal, y que no deben consentirlo. Que informen a un monitor.

Tienen miedo a la oscuridad, a dormir solos etc. 

Este es otro temor muy frecuente. Es importante describirles cómo es el lugar donde van a estar, que van a dormir en literas, con otros niños al lado…etc. Que sepan que los monitores están durmiendo en la habitación de al lado o muy cerquita, y que pueden llamarlos en cualquier momento. También podemos facilitarles que tengan a mano una linterna.


Estos suelen ser los temores que más frecuentemente expresan los niños y los papás sobre el primer campamento. Y en muchas ocasiones les impide dar el paso de ir. Por eso es recomendable ayudarles a entender que sus miedos son naturales y comprensibles, darles estrategias para afrontarlos y animarles a probar. A buen seguro será una experiencia muy enriquecedora.

[Foto: Chicago Woman]

Comentarios

Entradas populares