Ansiedad generalizada: Cuando me preocupo por todo


Me preocupo por todo. Cualquier pequeño problema de la vida cotidiana se convierte en un mundo. No paro de darle vueltas a las cosas. No puedo parar de "pensar" o de "preocuparme". Voy siempre de un lado a otro, de una tarea a otra, y parece que no concluyo ninguna, se me amontona el trabajo. No paro de hacer listas de todo lo que tengo pendiente de hacer... Anticipo constantemente lo que va a pasar, o todo lo que no me va a dar tiempo a hacer, y las consecuencias negativas de ello... Además, me encuentro nervioso, inquieto, irritable, me cuesta concentrarme...¿qué me pasa?

¿Qué es el trastorno de ansiedad generalizada? 

Es un patrón de preocupación y ansiedad que se presenta en intensidad o frecuencia desproporcionada ante acontecimientos o actividades de la vida diaria. 

¿Qué causa el trastorno de ansiedad generalizada? 

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es una afección común. Tiene un componente genético. Entre las causas que pueden provocar el trastorno de ansiedad generalizada, están los factores de vulnerabilidad biológica (herencia genética), factores de personalidad, estertores psicosociales, etc.

SÍNTOMAS

El síntoma principal es la presencia casi constante de preocupación o tensión, incluso cuando hay poca o ninguna causa. Las preocupaciones parecen flotar de un problema a otro, como problemas familiares o de relaciones interpersonales, cuestiones de trabajo, dinero, salud y otros problemas.

Incluso estando consciente de que sus preocupaciones o miedos son más fuertes de lo necesario, una persona con trastorno de ansiedad generalizada tiene dificultad para controlarlos.

Otros síntomas abarcan:

  1. Dificultad para concentrarse 
  2. Fatiga 
  3. Irritabilidad 
  4. Problemas para conciliar el sueño y permanecer dormido, y sueño que a menudo no es reparador ni satisfactorio 
  5. Inquietud y a menudo sobresaltarse con mucha facilidad. 


Junto con las preocupaciones y las ansiedades, también pueden estar presentes muchos síntomas físicos, como tensión muscular (temblor, dolor de cabeza) y problemas estomacales, como náuseas o diarrea.


Criterios para el diagnóstico de F41.1 Trastorno de ansiedad generalizada (300.02) 

A. Ansiedad y preocupación excesivas (expectación aprensiva) sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades (como el rendimiento laboral o escolar), que se prolongan más de 6 meses.
B. Al individuo le resulta difícil controlar este estado de constante preocupación.
C. La ansiedad y preocupación se asocian a tres (o más) de los seis síntomas siguientes (algunos de los cuales han persistido más de 6 meses).

  1. Inquietud o impaciencia 
  2. Fatigabilidad fácil 
  3. Dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco 
  4. Irritabilidad 
  5. Tensión muscular 
  6. Alteraciones del sueño (dificultad para conciliar o mantener el sueño, o sensación al despertarse de sueño no reparador) 

D. El centro de la ansiedad y de la preocupación no se limita a los síntomas de un trastorno; por ejemplo, la ansiedad o preocupación no hacen referencia a la posibilidad de presentar una crisis de angustia (como en el trastorno de angustia), pasarlo mal en público (como en la fobia social), contraer una enfermedad (como en el trastorno obsesivo-compulsivo), estar lejos de casa o de los seres queridos (como en el trastorno de ansiedad por separación), engordar (como en la anorexia nerviosa), tener quejas de múltiples síntomas físicos (como en el trastorno de somatización) o padecer una enfermedad grave (como en la hipocondría), y la ansiedad y la preocupación no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno por estrés postraumático.
E. La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
F. Estas alteraciones no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o a una enfermedad médica (p. ej., hipertiroidismo) y no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno del estado de ánimo, un trastorno psicótico o un trastorno generalizado del desarrollo.

Tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada

El objetivo del tratamiento es ayudar al paciente a desempeñarse de forma efectiva en la vida diaria y aprender a manejar la sintomatología ansiosa.

Los ansiolíticos y depresivos se usan algunas veces para ayudar a aliviar los síntomas asociados.

El tratamiento conductual parece tener beneficios duraderos.

La terapia cognitiva ayuda a entender y cambiar los pensamientos que están causando la ansiedad, aprendiendo a reconocer y reemplazar los pensamientos inadecuados por otros más adaptativos y que generen menos malestar.

Un estilo de vida saludable que incluya ejercicio, descanso suficiente y buena nutrición pueden ayudar a reducir el impacto de la ansiedad.

Comentarios

Entradas populares