El tratamiento Psicológico en casos de Bullying

¿Qué es el bullying?

El bullying consiste en una forma de maltrato intencional y persistente que se produce de un estudiante o grupo de estudiantes hacia otro compañero, que se convierte en víctima de la situación. La cronicidad del problema, lleva a éste a sentirse aislado y con pocas esperanzas de cambio, generando graves problemas a nivel socio-emocional.

Actualmente, las cifras de Bullying en España son realmente alarmantes. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), señala que España se encuentra dentro del ranking de los países de Europa con mayor incidencia de casos de Bullying de Europa, precedido únicamente por Reino Unido, Rusia e Irlanda.

Importancia del tratamiento 


El tratamiento en los casos de Bullying resulta esencial, debido a las repercusiones altamente negativas que genera este fenómeno en la víctima, como son algunas de las siguientes:


  • Disminución del rendimiento escolar.  
  • Trastornos de ansiedad: Trastorno de Estrés Post-traumático, Ansiedad Social… 
  •  Depresión y autolisis (ideación suicida). 
  •  Sentimientos de culpabilidad. 
  •  Sentimientos de indefensión (percepción de que no se puede hacer nada para salir de la situación). 
  •  Autoconcepto pobre y baja autoestima. 
  •  Retraimiento, debido al miedo a las relaciones interpersonales. 
  •  Bajas habilidades para resolver problemas y responder con asertividad. 
  •  Distorsiones negativas en torno a las relaciones sociales. 
  •  Emociones negativas como la ira y rabia. 
  •  Rechazo a ir al colegio o instituto. 
  • Somatizaciones: dolores de cabeza, dolor de estómago, etc. 
  •  Trastornos del sueño: pesadillas, insomnio, despertares nocturnos… 

Además, algunos estudios señalan que las víctimas de Bullying poseen habitualmente un perfil de vulnerabilidad que predispone a la persona a sufrir situaciones de acoso. Algunas de las características que comparten las víctimas son las siguientes:


  •  Baja aceptación y popularidad entre sus iguales. 
  •  Escasas habilidades sociales: torpeza social, timidez… 
  •  Falta de asertividad para resolver los problemas. 
  •  Inestabilidad emocional y alta sensibilidad emocional. 
  •  Baja autoestima. 
  •  Bajas habilidades para el liderazgo. 
  •  Retraimiento. 

Tratamiento psicológico

La intervención psicológica debe ir encaminada a reducir la sintomatología emocional y adaptativa, así como a incrementar habilidades sociales adecuadas para mejorar la competencia social.

Algunos de los objetivos de trabajo con los niños víctimas de Bullying son los siguientes:

  •  Reducir la sintomatología depresiva y de ansiedad. 
  •  Mejorar el afrontamiento de las situaciones de acoso. 
  • Aumentar la capacidad de resiliencia. 
  •  Potenciar un autoconcepto saludable y una alta autoestima. 
  •  Reducir los pensamientos distorsionados en torno a las relaciones sociales. 
  •  Mejorar las habilidades comunicativas: desarrollar la escucha activa, mejorar la fluidez verbal, manejar el lenguaje no verbal. 
  •  Desarrollo de las habilidades sociales: habilidades para iniciar conversaciones, agradar a los demás, etc. 
  •  Desarrollar la asertividad: aprender a expresar su opinión, a emitir críticas, a defender sus derechos y a resolver conflictos interpersonales positivamente. 
  •  Propiciar un adecuado manejo y expresión de las emociones negativas. 

Asimismo, es necesario realizar actuaciones desde el entorno escolar en donde se ha gestado la situación de acoso, dirigidas a:
  •  Fomentar la integración del niño acosado. 
  •  Fomentar una educación moral que frene las conductas de aislamiento y exclusión, así como de violencia. 
  •  Fomento de la empatía en los agresores. 
  • Mejorar la resolución de conflictos en el aula. 
  •  Aumentar la cohesión grupal y las conductas de colaboración. 
  •  Mejorar la comunicación entre el alumnado y los profesores. 
  •  Favorecer una mediación en la resolución de conflictos. 

Por último, resulta conveniente que los padres apoyen a sus hijos y mantengan una comunicación fluida y constante con el centro educativo, con el fin de asegurar un adecuado progreso socio-emocional en el niño víctima de acoso escolar. También a menudo los padres necesitan indicaciones sobre como sobrellevar esta situación, que suele resultar altamente estresante y provoca mucho sufrimiento en la familia.

Comentarios

Entradas populares