ADOPCIÓN: CÓMO SUPERAR LA LARGA ESPERA



La adopción es un proceso lleno de ilusiones, un sueño para muchas parejas que desean tener un hijo y no han podido, o que simplemente, desean ampliar su familia o vivir la experiencia de la adopción.

Sin embargo, la adopción no siempre es un camino fácil de recorrer. A menudo los futuros padres viven este periodo con incertidumbre y miedo, así como con ansiedad por la larga espera que suele conllevar. Algunas fuentes, informan que en España la espera suele rondar entre los 4 y los 9 años, siendo ésta realmente frustrante para muchos futuros padres.

La larga espera, sumado a arduos trámites burocráticos, en ocasiones desestabiliza la armonía familiar y puede generar la inestabilidad emocional de los miembros de la pareja, generando sentimientos de desilusión, ansiedad, impotencia… que propician una experiencia general negativa.

Es por ello que resulta esencial durante este periodo aprender a gestionar la frustración y manejar nuestras emociones, a la par que desarrollar estrategias de afrontamiento eficaces frente a esta etapa de la vida.

Algunas recomendaciones que se pueden seguir para ello son las siguientes:

 • Aprender a conectar con nuestras emociones y sentimientos. Es normal sentir un cúmulo de emociones en ocasiones encontradas: ansiedad, miedo, desilusión, esperanza… Es importante aprender a reconocerlas y aceptarlas, dejando que fluyan y buscando herramientas para superarlas.

• Aprender estrategias de regulación emocional que nos puedan ser útiles en los momentos más difíciles y que mejoren nuestro estado emocional: relajación, técnicas de liberación del estrés, apoyo psicológico…

• Aumentar la información que poseemos acerca de todo el proceso y el estado del mismo, con el fin de reducir la incertidumbre.

Buscar apoyo informal: conectar con familias adoptantes que hayan pasado por la misma situación y puedan ayudarnos a través de experiencia a superar la espera y mejorar el afrontamiento, formar parte en foros de adopción, etc.

 • Buscar formación y apoyo profesional: acudir a asociaciones de padres o grupos de profesionales, buscar orientación y apoyo en recursos públicos y privados, realizar cursos sobre paternidad/maternidad y adopción, leer libros… Según algunos estudios, las parejas que buscan mayor apoyo formal e informal y están mejor asesoradas tienen una experiencia de adopción más satisfactoria y tranquila.

 • Visualizar y aprender sobre la adopción y la vida después de la misma, leer y aprender cosas sobre el país de origen del futuro/a hijo o hija, su cultura, etc.

 • Reforzar el vínculo con la pareja, aumentando la comunicación y la afectividad. Es importante cuidar la pareja en estos momentos tan delicados y fortalecerla para la llegada del nuevo miembro de la familia. No debemos olvidar que la pareja es la base sobre la que se sostiene la familia, por lo que hay que mantenerla fuerte y estable.

 • En momentos de picos de estrés, resulta útil aprender a desconectar del proceso de adopción y realizar acciones que nos ayuden a reducir los niveles de ansiedad: deporte, viajes…

 • No centrar toda la atención únicamente en los aspectos burocráticos del proceso, sino en los aspectos psicológicos y el enriquecimiento que supone.

 • Ajustar las expectativas familiares a la realidad y aprender a entender la espera como parte del proceso de cambio.

 • Si hay otros hijos de la pareja, no descuidar la relación con los mismos y aprovechar para crear una vinculación entre éstos y el nuevo miembro de la familia.

 • Buscar recursos personales que nos hagan sentir útiles y mantener la alegría.

Sin duda, la adopción plantea grandes retos para los futuros padres, sin embargo, es un proceso que merece la espera. Siguiendo estas recomendaciones, podremos reducir la ansiedad y sentimientos negativos que provoca en ocasiones la espera, haciendo nuestra experiencia de adopción mucho más gratificante y placentera, así como enriquecedora, fortaleciéndonos para la llegada de nuestro nuevo hijo o hija.

Comentarios

Entradas populares