IGUAL CON MENOS PODEMOS SER MÁS FELICES


El pasado mes de septiembre tuve la oportunidad de realizar el Estudio Perona, U. (2018). EstudioChoco Krispies Igual con Menos con motivo del lanzamiento del nuevo producto de esta importante marca de cereales. Un producto que plantea la inquietud de ver con cuantas cosas menos que les damos a nuestros niños, tanto ellos como nosotros podríamos ser más felices.



Un análisis muy interesante que me ha permitido reflexionar sobre diferentes situaciones en nuestro día a día como familia las cuales nos generan tensión, distanciamiento y culpabilidad. Y como resultado en el estudio propongo reducir la presión asociada a la educación de los hijos, centrándonos en lo importante para alcanzar iguales o mejores resultados.

A veces como padres nos excedemos con nuestros hijos y muchas veces ellos necesitan muchas menos cosas para ser realmente felices: menos tecnología, menos restricciones y normas rígidas, menos sobreprotección y supervisión. Nuestros hijos necesitan y reclaman su espacio para poder experimentar, aprender, y con el tiempo llegar a ser independientes y autónomos.

Estamos en la obligación de crear un ambiente mucho más distendido y relajado en nuestros hogares. Donde haya más tiempo para compartir en familia, más diálogo y comprensión. Tus hijos no necesitan padres perfectos. Ellos necesitan padres que les brinden amor incondicional, que disfruten de estar con ellos y que cuando estén, estén de verdad. 


Te invito a que pongas en práctica el Decálogo “Igual Con Menos”. Aquí   te planteo 10 sencillas pautas para eliminar las peleas y el estrés y para que todos en familia poder empezar bien el día. Adelantar el despertador 15 o 20 minutos para tener tiempo de desayunar, aprovechar los momentos de las comidas para hablar con tus hijos, evitar la sobreprotección y los extremos en la educación, limitar el uso de la tecnología y practicar el slowtime son sólo algunos consejos prácticos que puedes poner en práctica desde ya.

Recuerda que la perfección como padres no existe. No podemos llegar a todo ni hacer siempre lo mejor y deseable. Podemos hacer muchas menos cosas de forma más tranquila y relajada y tanto ellos como nosotros sentiremos los resultados. Comparte más momentos con tus hijos sin prisas, sin gritos y sin conflictos. No debemos olvidar además que los niños son coleccionistas de momentos. Es importante tomar conciencia, priorizar lo realmente importante y tratar de vivir momentos felices en familia, porque esos serán sus recuerdos de mañana.







Comentarios

Entradas populares