TRASTORNO POR ATRACONES EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

El trastorno por atracón es un trastorno alimenticio que se caracteriza por la forma incontrolada de comer durante un periodo determinado de tiempo, que es superior a la que la mayoría de las personas ingeriría en un periodo similar y en circunstancias parecidas
Muchas personas usan la comida como un modo de sobrellevar emociones y sentimientos incomodos: bien como gratificación, como manera de drenar la ansiedad o el estrés o bien por aburrimiento.


Los niños y adolescentes también a menudo presentan este tipo de conductas, las cuales podemos identificar con estos síntomas:

Síntomas 
o Episodios frecuentes de comer lo que considerarían otras personas una cantidad excesiva
o Sensaciones frecuentes de no poder controlar lo que come o cuanto come
o Comer más rápido de lo normal
o Comer hasta estar incómodamente llenos
o Comer grandes cantidades de comida, aún sin sensación de hambre
o Comer en solitario por vergüenza de la cantidad de comida ingerida
o Sentirse a disgusto, depresión, o vergüenza después de un atracón
o Cambios frecuentes de peso
o Bajo autoestima
o Hacer dietas frecuentes

Factores de riesgo
El trastorno de atracón resulta de una combinación de factores individuales, familiares y sociales

1 Factores individuales
- Predisposición genética: existencia de antecedentes familiares
- Rasgos psicológicos: rasgos de personalidad como una autoexigencia elevada, perfeccionismo obsesivo, necesidad de control y rigidez 
- Baja autoestima: valoraciones negativas e insatisfactorias de uno mismo
- Imagen corporal negativa: personas que no tienen una imagen real de su propio cuerpo o que la tienen distorsionada

2 Factores familiares
- Ambiente familiar desestructurado: las familias en las que no existe una estructura estable y segura
- Ambiente familiar sobreprotector: familias en las que la comunicación y la dinámica familiar es excesivamente rígida, controladora y exigente.
- Experiencias vitales estresantes: cambios traumáticos en la estructura familiar

3 Factores sociales
- Modelos de belleza imperante: el actual modelo de belleza
- Presión social respecto a la imagen: la presión social recibida respecto a la importancia de parecerse un modelo “ideal”
- Determinados deportes o profesiones: danza, gimnasia rítmica….



El miedo, la tristeza, el aburrimiento, la ansiedad, u otras emociones negativas pueden provocar un episodio de atracón.
Suelen tomarse alimentos con alto contenido en calorías, tanto dulces como salados, a veces, cocinados a medias o incluso semi-congelados.
Picar comida continuamente en pequeñas cantidades durante el día no se considera un atracón.

¿Qué podemos hacer desde casa para favorecer pautas alimentarias correctas?
o Planificar las comidas, siguiendo unos horarios regulares
o Evitar ayunos prolongados y no saltarse ninguna comida
o Mantener una alimentación equilibrada
o Todas las comidas y cenas deben estar los tres grupos de alimentos: verduras, proteínas y carbohidratos
o Beber suficiente agua
o Masticar bien los alimentos

Para detectar si nuestros hijos están en riesgo de desarrollar un trastorno por atracones, podemos fijarnos en si cambian sus costumbres habituales en cuanto a la alimentación, si encontramos envoltorios o restos de comida escondidos en su cuarto, en su papelera, debajo de la cama, o si notamos que están comiendo en más cantidades de lo habitual o picoteando mucho entre horas.

Si detectamos estos síntomas sería interesante consultar con un profesional para ver qué puede estar sucediendo, ya que tras los trastornos alimentarios suelen esconderse otros problemas emocionales que puedan estar provocando malestar o preocupación en el niño.



Comentarios

Entradas populares de este blog

El tratamiento Psicológico en casos de Bullying

Fobia a dormir solo en el adulto

FOBIA ESPECÍFICA A DORMIR SOLO