ANSIEDAD POR SEPARACIÓN EN ADULTOS

Cuando pensamos en ansiedad por separación es común que lo asociemos a un problema que se presenta durante la niñez. El niño tiene miedo de separarse de sus padres por temor a perderse, a que desaparezcan o a que se olviden de él entre otras cosas. Pero lo cierto es que este trastorno también afecta de manera significativa a los adultos, la tasa de afectados se sitúa en torno al 6% de la población, más elevada incluso que en la etapa de la niñez.



Las personas con este trastorno temen separarse de un ser querido, animal o incluso objeto. Generalmente se presenta cuando se pasa por una ruptura o cuando una persona a la que se está aferrada se marcha lejos y no se sabe cuándo volverá.

Está claro que separarse de personas importantes causa tristeza y nos hace pensar en los buenos momentos vividos en el pasado. Pero ¿qué pasa cuando separarnos de ciertas personas más que tristeza nos causa miedo?, ¿cómo sabemos en qué momento la preocupación por la soledad pasa a ser un trastorno de ansiedad?A continuación intentaremos esclarecer cómo y cuándo se presenta un Trastorno de Ansiedad por Separación (TAS) durante la adultez.

Síntomas del trastorno de ansiedad por separación en adultos

  • Angustia recurrente y excesiva cuando se está lejos de los seres queridos o se anticipa que se estará lejos de ellos, por ejemplo, en personas que tienen que marcharse a trabajar al extranjero. 
  • Preocupación constante por la muerte de un ser querido. 
  • Miedo a estar solo. 
  • Necesidad muy intensa por saber dónde se encuentra la persona a la que se está emocionalmente aferrado. 

En adultos, estos síntomas pueden durar 6 meses o más y afectan a su funcionamiento social, académico o laboral.

El Trastorno de Ansiedad por Separación no se da al separarse de todas las figuras con las que se tienen relaciones cercanas, entonces ¿cuándo suele darse con mayor asiduidad?

La ansiedad por separación en adultos a menudo se desarrolla después de la pérdida de un ser querido o tras un evento significativo, como puede ser empezar los estudios en la universidad lejos del hogar. El divorcio o una ruptura también pueden causar ansiedad por separación. Además, la probabilidad de sufrir este trastorno aumenta si durante la infancia se creció bajo el cuidado de padres autoritarios.



¿Existe relación entre la ansiedad por separación y la forma en qué nos vinculamos? 

La forma en la que nos relacionamos y nos unimos en nuestras relaciones durante la adultez está estrechamente relacionada con los vínculos que hemos vivido durante la infancia. El primer vínculo que aparece en nuestra vida es el que establecemos con nuestros padres, de tal forma que esta conexión afectará en las expectativas que se tengan en relaciones futuras. Si desde pequeños aprendemos a basar nuestras relaciones interpersonales en la confianza y la seguridad en uno mismo y en los demás, cuando crezcamos tendremos la capacidad de explorar lo desconocido sin la incertidumbre y la ansiedad que supone pensar “¿seré capaz de hacerlo solo?”, puesto que no nos sentiremos dependientes de lo que hagan los demás para tomar nuestras propias decisiones y no viviremos el miedo paralizante característico de la ansiedad por separación.

Cualquier tipo de miedo que no nos deje avanzar en nuestra vida nos va a producir un sufrimiento con el que no tenemos por qué cargar. En el momento en el que nos sintamos atados a alguien por miedo a lo que pueda pasar si esa persona no está, debemos consultar con un especialista. Todos nos preocupamos por nuestros seres queridos y disfrutamos de su compañía pero cuando se convierte en algo extremo deja de ser algo saludable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El tratamiento Psicológico en casos de Bullying

Fobia a dormir solo en el adulto

FOBIA ESPECÍFICA A DORMIR SOLO